La Cocina Japonesa: sana y muy ligera


La Cocina Japonesa: sana y muy ligera

La cocina de cada país es, muchas veces, consecuencia de su cultura y de sus condiciones geográficas. Japón es una isla pequeña, montañosa y húmeda, con grandes diferencias climáticas entre una y otra estación del año. Todo esto ha dado origen a una cocina regional en la que abundan los productos frescos tanto de mar como de montaña.

La cocina tradicional japonesa es conocida por ser sana y muy ligera. Los ingredientes son tratados en forma sencilla, respetando al máximo el sabor de cada uno y prestando especial importancia a que se trate siempre de productos estacionales, lo que asegura su frescura. Otro elemento fundamental es la moderación en el uso de grasas y el predominio del pescado sobre la carne. En las mesas japonesas suelen reunirse numerosos platos, con sabores muy contrastados y que se toman en proporciones muy pequeñas.

La cocina tradicional japonesa procura que en cada comida haya todo tipo de alimentos: verduras de hoja, algas, raíces, troncos, frutos, semillas, pescado, carne (en pequeñas cantidades). El arroz, eso sí, es un elemento imprescindible.

En esta cocina sana y natural se utilizan los aliños o aderezos en forma moderada y hay pocos fritos; como consecuencia, la dieta resulta más ligera. Tampoco se usan productos lácteos, y lo más parecido a éstos es el tofu fresco.

En un menú típico japonés no puede faltar ninguno de los siguientes platos: Un bol con arroz blanco; un bol de sopa; una porción de pescado grillado; guarnición de vegetales al vapor o en salmuera. Todos estos platillos se sirven simultáneamente, pues la idea es que, entre todos, se genere una armonía de sabor, color, aroma y nutrientes. De este modo, desaparece la estructura habitual de occidente que distingue los entrantes de los platos principales.

Una comida típica japonesa se acompaña con sake, cerveza o shochu. Actualmente, son cada vez más los japoneses que optan por el vino.

En lo que a postres se refiere, están presentes, pero principalmente con el objetivo de refrescar el paladar y colaborar con la digestión. Por ello, suelen servirse frutas de estación peladas y cortadas en bocados, o preparaciones ligeras.

El sushi

El sushi es el plato de la cocina japonesa que más se ha extendido en el mundo occidental. En primer lugar llegó a Europa, y luego se insertó en América (principalmente en Estados Unidos). Hoy en día se ha convertido en un manjar lujoso, debido en buena parte al elevado precio del pescado.

Bajo el nombre genérico de sushi se engloban las distintas preparaciones a base de pescado crudo con arroz ligeramente avinagrado, algunas de las cuales incluyen vegetales y mariscos.

Un factor muy importante es la presentación, que debe ser debidamente cuidada y matizada en cuanto a colores e ingredientes. El golpe visual fue lo que primero cautivó a los occidentales, que catalogaron el sushi como un verdadero festín para la vista.

El sushi se prepara generalmente en raciones pequeñas, aproximadamente del tamaño de un bocado, y puede adoptar diversas formas. Si se sirven el pescado y el arroz enrollados en una hoja de alga nori se le llama maki (‘rollo’). Si se trata de una especie de albóndiga de arroz cubierta por el pescado hablamos de nigiri… *Ver la imagen del post.

Si bien este plato se ha hecho reconocido en el mundo occidental desde hace algunos años, la tradición del sushi es milenaria, y se ha mantenido inalterable de generación en generación. Se podría situar el origen del sushi con anterioridad al s.IV a.C, en el sudeste de Asia.

A finales del siglo XX el mundo empezó a tomar conciencia de la importancia de una dieta balanceada y a preocuparse por la salud. En ese momento el sushi comenzó a popularizarse, ya que el mundo occidental descubrió que más allá de ser un vistoso, original y delicioso plato, se trataba de uno de los mejores secretos con que los japoneses mantenían su salud y aseguraban su longevidad.

Etiqueta de la cocina japonesa

Para evitar que la comida se caiga de los palillos al llevarlos a la boca, una de las reglas de la etiqueta japonesa indica que está permitido tomar el recipiente que contiene los alimentos con la mano para acercarlos al rostro. En el caso de que un bocado resulte demasiado grande, puede llevárselo a la boca con los palillos y morder un trozo, devolviendo el resto del bocado al plato, sin que esto se considere una falta de cortesía o educación.

Si se lleva a la mesa una fuente con alimentos para compartir con el resto de comensales, nunca debe tomarse una porción con los palillos. Las normas de cortesía indican que, antes, el bocado debe depositarse en el pequeño plato que posee cada comensal.

El ritual de la comida, en Japón, suele iniciarse con una expresión formal de agradecimiento y respeto tanto a quién preparó los alimentos como a quién los transportó. Por eso, antes de comenzar a ingerir los alimentos se pronuncia la expresión “itadakimasu” que significa “estamos preparados para recibir la comida”. Finalmente, cuando la comida ha terminado, los comensales pronuncian la expresión japonesa “gochisosama” que significa “he disfrutado”.

 

Como siempre, nuestro mayor interés es divulgar información sobre nuestras raíces para que cuando todos vosotros vengáis al restaurante conozcáis más sobre cada plato que conforma nuestra carta. Hasta pronto y ¡buen fin de semana! :D

 

2Comments

Add yours

+ Leave a Comment